Guía para la instalación de calefacción

Cuando vives en climas fríos donde las temperaturas en invierno bajan más de lo necesario, la instalación de calefacción se vuelve un elemento fundamental para que una familia disponga de un ambiente acogedor y confortable.

En esta guía vamos a ver las distintas opciones de calefacción disponibles en el mercado para que puedas elegir la que mejor se adapte a tus necesidades y por supuesto que sea rentable.

¿Cuánto cuesta la instalación de calefacción?

Nadie tiene que pensar que la calefacción es un lujo, sino una necesidad básica que tiene que estar al alcance de todos a un precio asequible.

Consigue hasta 4 presupuestos para la instalación de calefacción de empresas cercanas a tu zona sin ningún compromiso

Calcula tu presupuesto GRATIS

Cuál es el mejor sistema de calefacción

Una de las preguntas más habituales que reciben los instaladores es la recomendación del mejor sistema de calefacción que exista en el mercado.

La respuesta es compleja, ten en cuenta que todas las viviendas no están adecuadas para instalar cualquier tipo de calefacción.

En las instalaciones de calefacción no existe una solución única y perfecta que valga para cualquiera, requiere el estudio de cada caso concreto.

Vamos a ver los factores más importantes que influyen en la elección:

  • Tamaño de la vivienda: para una casa o piso pequeño no hace falta hacer una gran inversión ya que la rentabilidad va a ser pequeña utilizando una instalación u otra.

    Aquí también entra en juego la orientación y la calidad de aislamiento que disponga.
  • Primera vivienda o vacacional: el uso continuado que des a la vivienda influye en la forma de climatizarla. Si necesitas calentar todas las habitaciones o sólo una parte de la casa, si estás todo el día o sólo a determinadas horas, si es vivienda vacacional de verano o invierno.
  • Ubicación geográfica: no es lo mismo vivir en la costa, con temperaturas suaves y húmedad alta que en el interior o en la montaña, donde las temperaturas pueden bajar de cero grados.
  • El precio de la energía (gas, electricidad, gasoil, pellets) en el momento de llevar a cabo una instalación, es motivo suficiente para decantarse por un sistema u otro que consuma una energía concreta, aunque el futuro no está asegurado y pueda cambiar.
  • Dificultad de la instalación: cada calefacción tiene una serie de requisitos que tienes que cumplir, tanto en conexiones eléctricas y de fontanería como en espacio de almacenamiento. El hecho de tener que hacer una obra grande es un factor importante.
  • Costes de instalación y mantenimiento: como regla general, cuanto más compleja sea y más componentes y aparatos requiera, más dinero te vas a gastar, especialmente en mantenerla (revisiones, coste de reparación, limpieza, sustitución de piezas etc.).

Otro factor añadido a los anteriores son las ayudas públicas para las instalaciones con baja emisión de CO2 y que mejoren el medioambiente (biomasa, energías renovables). Actualmente están en vigor, pero tienen una duración limitada en el tiempo.

¿Qué es un sistema de calefacción?

La instalación de calefacción es un conjunto de aparatos y accesorios cuyo objetivo es emitir calor a una estancia para elevar su temperatura y conseguir confort térmico.

instalación de calefacción

Los elementos principales que forman un sistema de calefacción son cuatro:

  • Productor de calor: normalmente es una caldera que funciona con combustible (sólido, líquido o gaseoso), también se produce mediante electricidad utilizando resistencias o un sistema híbrido (por ejemplo con caldera y bomba de calor).

    Puede ser centralizado para un conjunto de viviendas (comunidades de vecinos) o individual, cada uno tiene el suyo propio.
  • Distribuidor del calor: el sistema de reparto mayormente utilizado es el agua a través de tuberías de cobre o materiales plásticos, pero también puede ser el aire canalizado por conductos voluminosos o una combinación de ambos.
  • Elementos de emisión: son los terminales a través de los cuales se irradia el calor (radiadores, suelos o paredes radiantes, rejillas de impulsion de aire).
  • Reguladores: los hay de tiempo y temperatura. En el primer caso consiste en un programador que enciende o apaga el sistema de calefacción y en el segundo se trata de un regulador de temperatura que se establece acorde a las necesidades de cada uno y la época del año.

Instalaciones de calefacción más utilizadas

Calefacción de gas natural

La calefacción de gas natural es ampliamente utilizada en los hogares españoles, especialmente en pisos de bloques de viviendas.

Se caracteriza por ser fácil de instalar, calienta rápido, es segura y muy importante, económicamente barata.

La instalación está formada por una caldera que transmite el calor mediante tubos de agua que llegan a los radiadores, que se encargan de la emisión del calor. Mediante un termostato, el usuario enciende y apaga la caldera y regula la temperatura deseada.

Uno de los problemas principales del gas natural es que no está disponible en todo los sitios, especialmente no llega a los pueblos de las zonas rurales, así que aunque quieran no pueden instalarlo.

Calefacción de gasoil

Esta calefacción está formada por una caldera que se encarga de calentar el agua, un salida de humos conectada a la misma y como combustible, un depósito homologado independiente de gasóleo que tiene que estar en la vivienda instalado superficialmente o enterrado.

Sólo puede colocarse en casas unifamiliares, por lo tanto, queda descartado en pisos al estar prohibido.

Lo mejor es que es independiente de redes de suministro, es muy eficiente energéticamente y calienta muy rápido.

Sin embargo, es una energía contaminante que desprende mucho CO2 a la atmósfera y el depósito cuando está lleno se puede considerar peligroso.

Calefacción eléctrica

Actualmente la instalación de calefacción eléctrica está ampliamente extendida gracias a que no es necesario hacer obra. Si tu vivienda no dispone de calefacción y no quieres complicarte la vida, lo más sencillo es la eléctrica.

Su funcionamiento no tiene mucho misterio, aunque existen diversos tipos, el más habitual está basado en emisores de calor con radiadores, basta con conectarlos a los enchufes de la casa y listo.

Las calefacciones eléctricas apenas necesitan ser mantenidas y como en otros modelos, también permiten regular la temperatura sin problema para conseguir el confort deseado.

Sin embargo, históricamente este sistema tiene la desventaja de que el coste para el consumidor es bastante más alto que si empleas otro tipo de energía.

La electricidad no es especialmente barata, así que se utiliza más en climas que no son extremos, con temperaturas en las que no es necesario poner la calefacción muchas horas.

Calefacción gas butano y propano

Mayoritariamente, las zonas donde la red de suministro del gas natural no llega, utilizan como energía alternativa barata la instalación de calefacción de gas propano o butano.

Ambas son bastante económicas si las comparas con el gasoil y la electricidad y emiten mucho calor.

Mientras que la calefacción de gas butano se suministra mediante bombonas, la de propano admite ditintas formas de aprovisionamiento:

  • Bombonas suministradas por una empresa autorizada.
  • A granel, almacenado en un depósito propio de la vivienda.
  • Depósito centralizado que distribuye el propano mediante canalizaciones a las viviendas. Este método es común en comunidades de vecinos con calefacción centralizada.

Uno de los problemas que más incomodidad causa a los usuarios de bombonas es que cuando se termina el gas que contienen hay que sustituirlas manualmente, y si no tienes recambio llamar a la empresa suministradora o acudir a un centro autorizado de venta.

Instalación de calefacción de pellets

Las estufas de pellets generan calor mediante la combustión de resituos orgánicos de madera o biomasa, más conocidos como pellets.

Se fabrican mayoritariamente a partir de serrín y virutas que una vez procesadas, pasan a cilindros con pequeños agujeros a alta presión que conforman el producto final.

Además de ser muy eficiente gracias a su alto rendimiento calorífico, es respetuoso con el medio ambiente y por lo tanto una de las alternativas más ecológicas que existen para calentar una vivienda.

Como inconveniente tienen que la inversión inicial es alta, ya que la compra de la caldera requiere un desembolso importante, aunque se puede rentabilizar posteriormente gracias al ahorro energítico que proporciona la instalación de esta calefacción.

Calefacción por aerotermia

La aerotermia es un sistema moderno que mediante una bomba de calor ubicada en el exterior y conectada a la electricidad obtiene la energía del aire y la convierte en calefacción, refrigeración y agua caliente sanitaria.

Entre las ventajas de este sistema de climatización destacan su alta eficiencia (permite extraer hasta el 75% de la energía del aire), instalación sencilla, bajo mantenimiento y flexibilidad ya que permite conectarlo a diversos emisores de calor como el suelo radiante y radiadores.

A esto tenemos que añadir que la bomba de aerotermia es mucho más eficiente que una caldera de gas y un 25% más barata, aunque hay que tener en cuenta que el coste de instalación es bastante más caro.

Calefacción por suelo radiante

Como su propio nombre indica, la instalación de calefacción por suelo radiante discurre por debajo el pavimento. El sistema de emisión de calor puede ser tanto eléctrico como canalizado por tubos de agua.

El calor sube desde la parte más baja de la estancia hacia arriba de forma homogénea y uniforme, por lo tanto, estamos ante una de las calefacciones más eficientes aunque también de las más caras.

Habitualmente se instalan en viviendas unifamiliares (en un piso es complicado) y el mayor problema es que requieren una obra importante para su instalación.

También se puede combinar el suelo radiante con aerotermia llegando a ahorrar hasta un 60% en las facturas de la luz respecto a otras instalaciones de calefacción más tradicionales.

Calefacción con leña

Debido a los altos costes de la energía y a la subida de precios de las materias primas, muchas personas están volviendo a instalar calefacciones de leña. Tienen la ventaja, que si compras la estufa adecuada, puedes conectarla a los radiadores de casa.

Es una solución muy utilizada en zonas rurales, ya que tienen sitio para almacenar la leña, incluso en algunos municipios regalan entresacas de los árboles.

Destaca por que tiene un alto poder calorífico, es muy económica (tanto la estufa como la leña) y ecológica.

Su problema principal es que la ceniza quemada genera suciedad, es difícil controlar la temperatura y hay que estar metiendo troncos cada poco tiempo si no quieres que se apague.