Fregaderos de piedra rústicos

Es posible que tengamos que retroceder en el tiempo para encontrar fregaderos de piedra en una casa, ya que desde hace muchos años materiales como el acero inoxidable y los sintéticos dominan el mercado.

Sin embargo muchos diseñadores de interiores y personas nostálgicas prefieren dar un toque rústico a su fregadero y para ello, no hay nada como la piedra natural.

Piedras para fregaderos rústicos más utilizadas

En la mayoría de los casos un fregadero rústico se fabrica a partir de un trozo de piedra extraído de una cantera al cual se da forma con una fresadora y se pule hasta que se obtiene el producto deseado.

Actualmente es un trabajo mecanizado, de esta forma se consigue que la calidad y los acabados sean mucho mejores, además de abaratar costes. Un fregadero de piedra barato es inviable si está fabricado artesanalmente.

El tipo de piedra elegido para el fregadero determina las cualidades del mismo, así que vamos a ver las opciones más típicas que tienes.

  • Granito: es el material por excelencia más utilizado en fregaderos rústicos de piedra para cocinas, ya que es 100% compatible con la encimera, creando así una superficie contínua de gran belleza.
  • Mármol: lo verás más en lavabos de baños que en cocinas debido principalmente a que es menos resistente a rayones y golpes, por lo tanto recomendamos no instalarlo como fregadero de cocina.

Guía completa de FREGADEROS DE COCINA

Propiedades de un fregadero de piedra

La forma más sencilla de analizar las cualidades de un fregadero de piedra es pensar en las encimeras de cocina del mismo material.

Es difícil encontrar, como hemos dicho anteriormente, mármol en una cocina. Principalmente por que es un producto «delicado» no apto para el ajetreo que tiene esta estancia. Por el contrario, es común ver granito en muchos hogares.

Con esto ya tienes las pistas necesarias para elegir el material más adecuado para el fregadero. De forma genérica el granito es resistente, fácil de limpiar y con un diseño único.

La mayor desventaja de la piedra natural en términos generales es su porosidad, hay que aplicar un sellante que con el tiempo se deteriora y si no lo mantienes pueden surgir manchas por derrames de líquidos y restos de comida.

Fregaderos de piedra artificial

Si los fregaderos de piedra natural no te acaban de convencer tienes una alternativa bastante aceptable que son los fregaderos sintéticos.

Hablamos de un material prefabricado compuesto por los siguientes ingredientes:

  • «Polvo» de minerales, normalmente cuarzo o granito de grano pequeño.
  • Resinas acrílicas para compactar la mezcla y aportar dureza.
  • Pigmentos para dar el color final del fregadero.

La mezcla anterior se mete en un horno a temperaturas muy altas para obtener el material final.

Evidentemente no es un producto hecho a medida y no podrás personalizarlo ya que los fabricantes tienen su propia fórmula y los producen en cadena, pero es lo que más se puede parecer a un fregadero de piedra.

Tipos de fregaderos