Fregadero portátil

¿Alguna vez has tenido la necesidad de lavarte las manos o los platos mientras estabas en el jardín haciendo una barbacoa? o ¿eres de los que le gusta ir al camping de vacaciones y quieres tener todas las comodidades de una cocina?.

Pues una solución que está al alcance de todos los bolsillos es un fregadero portátil. Son completamente funcionales y se pueden utilizar prácticamente en cualquier lugar donde necesite un fregadero.

Fregaderos portátiles para camping y jardín

Existen distintos modelos acorde a las necesidades de los clientes, así que dependiendo del uso que le vayas a dar, tendrás que elegir un fregadero u otro. En el siguiente apartado puedes ver los tipos que hay.

Guía completa de FREGADEROS DE COCINA

Funcionamiento de un fregadero portátil

El objetivo principal de este tipo de productos es que se puedan colocar en sitio, es decir que sean portables. A partir de aquí vamos a clasificarlos en función del uso que le vayas a dar:

  • Lavaplatos: o lavamanos, es el dispositivo más simple y práctico que vas a encontrar. Se trata de un fregadero portátil para camping formado por un recipiente de plástico con sumidero que cumple la función del desagüe.
  • Fregadero portátil: hay dos formas de utilizarlos muy distintas:
    • Conectados: se tienen que conectar a una red sanitaria de agua y por lo tanto no son completamente independientes.

      Puedes utilizar una manguera larga para situarlo donde quieras y su mayor ventaja es que nunca va a faltar agua.
    • No conectados: guardan un recipiente (normalmente en el interior del mueble) donde va a parar el agua usada y otro tanque que contiene el agua limpia. La ubicación no es un problema pero es más incómodo tener que renovar el agua salvo que tenga un depósito muy grande.
  • Cocina y fregadero portátil: es el más completo ya que puedes incluir en la estructura fuegos de cocina y fregadero. Normalmente están fabricados en materiales de plástico por que se utilizan mayoritariamente en camping y tienes que comprar lo accesorios aparte.

Otros factores a considerar que pueden influir en la compra son el tamaño y peso. Piensa dónde vas a utilizarlo habitualmente, si hay que moverlo con regularidad o va a estar fijo en un sitio concreto. En el peso total tienes que contabilizar el agua que contienen los tanques.