Tipos de fregaderos de cocina. ¿Cuál es el mejor?

Elegir el tipo de fregadero de cocina perfecto va más allá del diseño, la funcionalidad es el aspecto más importante en el que debes fijarte y después elegir los accesorios que complementen tu forma de trabajar en la cocina. En todos los casos debes pensar en el material, tamaño y forma del fregadero nuevo.

fregadero con escurridor negro

Si ya te has puesto manos a la obra y vas a renovar o comprar un fregadero de cocina nuevo te darás cuenta que existen una variedad abrumadora de tipos, materiales, formas y sistemas de instalación de los productos.

Tipos de fregaderos según el material

Cuando un cliente compra fregaderos de cocina lo primero que se le viene a la cabeza es que tiene que ser resistente ya que probablemente sea la parte de la cocina que más sufra: golpes, rayones, productos de limpieza, etc.

Las marcas que fabrican fregaderos de cocina lo hacen de distintos materiales para que se puedan adaptar lo mejor posible a la decoración. Vamos a ver de forma resumida cada uno de ellos.

1. Acero inoxidable

Es de lejos el material de fregadero más popular y en muchos casos el más barato, aunque depende de la calidad del acero y el proceso de fabricación.

Lo puedes encontrar en diferentes grosores, medidas y formas. Al contrario que otros materiales, el acero inoxidable es muy resistente a los golpes, no se va a romper, como mucho tendrás una pequeña abolladura en la cubeta.

Otras ventajas a destacar es que es ligero, fácil de limpiar y mantener y lo más importante, es un fregadero de cocina para toda la vida por su resistencia y durabilidad.

Por supuesto también tiene desventajas: un fregadero de acero inoxidable se raya con facilidad, no es amigo de la cal y tiene el color gris característico que no siempre se puede integrar a la perfección con los demás elementos que tiene alrededor.

Si eres de los que les gusta conocer al detalle las características de los productos que compras, debes tener en cuenta dos parámetros básicos que determinan su calidad:
calidad fregadero acero inoxidable

  • Composición: 304 indica el nivel de corrosión – oxidación y 18/8 significa que el acero inoxidable con el que se fabrica, el producto contiene un 18% de cromo y un 8% de níquel.

    Para productos para uso doméstico con calidad, los valores mencionados son los más comunes, si adquieres fregaderos por debajo de estos números (por ejemplo 301), estarás disminuyendo la calidad y por lo tanto serán más baratos.
  • Calibre: cuanto más grueso mejor, más resistente a abolladuras, menos ruidoso y menos vibraciones (especialmente si tienes un triturador incluido en el desagüe).

    Puedes encontrar calibres de 16 a 22 mm, siendo los valores bajos mejores que los altos. El más típico que vas a encontrar es el de 18 mm.

2. Sintéticos

Para que nos vamos a engañar, están moda y los fabricantes están apostando por este tipo de productos prefabricados.

Cada fabricante tiene su propia fórmula, mezclan materiales como el cuarzo, granito, corian o porcelánicos con resinas y acrílicos para obtener fregaderos modernos del siglo XXI, con todas las cualidades que uno puede desear:

  • Resistencia a golpes.
  • Resistente a rayaduras
  • Soporta altas temperaturas
  • Fácil de limpiar

¿Quién da más?. Además los tienes en múltiples texturas y colores (blanco, gris, negro, beige, etc.) que se integran a la perfección con el color de tu encimera.

Quizás la mayor desventaja son los precios de los fregaderos (que tengan calidad). La estética también hay que pagarla, así que no te saldrá barato.

Los fabricantes más conocidos son los mismos que en encimeras de cocina. Silestone, Dekton, Corian, Techlam, Neolith son alguno de ellos.

3. Piedra rústicos

En la mayoría de los casos un fregadero rústico se fabrica a partir de un trozo de piedra extraído de una cantera al cual se da forma con una fresadora y se pule hasta que se obtiene el producto deseado.

Actualmente es un trabajo mecanizado, de esta forma se consigue que la calidad y los acabados sean mucho mejores, además de abaratar costes. Un fregadero de piedra barato es inviable si está fabricado artesanalmente.

El tipo de piedra elegido para el fregadero determina las cualidades del mismo, así que vamos a ver las opciones más típicas que tienes.

  • Granito: es el material por excelencia más utilizado en fregaderos rústicos de piedra para cocinas, ya que es 100% compatible con la encimera, creando así una superficie contínua de gran belleza.
  • Mármol: lo verás más en lavabos de baños que en cocinas debido principalmente a que es menos resistente a rayones y golpes, por lo tanto recomendamos no instalarlo como fregadero de cocina.

La forma más sencilla de analizar las propiedades y cualidades de un fregadero de piedra es pensar en las encimeras de cocina del mismo material.

Es difícil encontrar, como hemos dicho anteriormente, mármol en una cocina. Principalmente por que es un producto «delicado» no apto para el ajetreo que tiene esta estancia. Por el contrario, es común ver granito en muchos hogares.

Con esto ya tienes las pistas necesarias para elegir el material más adecuado para el fregadero. De forma genérica el granito es resistente, fácil de limpiar y con un diseño único.

La mayor desventaja de la piedra natural en términos generales es su porosidad, hay que aplicar un sellante que con el tiempo se deteriora y si no lo mantienes pueden surgir manchas por derrames de líquidos y restos de comida.

4. Cerámica

Actualmente es difícil encontrar fregaderos de cocina en este material, salvo ambientes rústicos o clásicos, ya que el mercado evoluciona hacia materiales más resistentes en todos los sentidos.

Su mayor inconveniente son los golpes, si cae una cazuela pesada desde una determinada altura puede romperse o escascarillarse. También tienes que tener cuidado con los productos químicos ya que pueden alterar el color del fregadero o dejar manchas.

El único motivo por el que lo recomendamos es estética (algunos modelos son preciosos) y nostalgia al pasado. Si finalmente decides esta compra, simplemente tendrás que tener más cuidado.

¿Qué tipo de fregadero es mejor?

Hay que tener que cuenta que la respuesta depende de las necesidades de cada persona y del valor que de cada uno al precio, durabilidad y estética del fregadero.

Si buscas calidad, resistencia y apariencia en un fregadero para cocina, los materiales sintéticos son la mejor opción, aunque tampoco los más baratos.

Para ser claros, si estás buscando calidad/precio, el acero inoxidable gana por goleada, actualmente sigue siendo el más vendido.

Por el contrario, si quieres que quede 100% integrado con la encimera de cocina, los fregaderos sintéticos son la mejor solución para ti, ahora bien, el precio es más caro.

En el caso de que valores por encima de todo la estética, un fregadero de piedra es inigualable, como hemos visto en la imágenes anteriores.

Tipos de instalación para fregaderos de cocina

Además del material, es importante conocer de antemano cómo quieres que quede instalado, ya que el sistema influye en el modelo de fregadero que necesitas comprar.

Actualmente existen 3 formas de instalar un fregadero de cocina, cada una de ellas se diferencian por el estilo y la funcionalidad.

  1. Sobre encimera: como su propio nombre indica, estos fregaderos se instalan con el borde colocado encima de la encimera de cocina. Significa que será más visible, en función del canto del fregadero.
  2. Bajo encimera: al contrario que el anterior, va colocado debajo de la encimera sujeto con grapas o tornillos. De esta forma la encimera es contínua quedando el fregadero por debajo.
  3. Al ras de la encimera: en este caso va integrado en la encimera, al pasar la mano no notas los bordes. Para conseguirlo es necesario indicar al marmolista que lo quieres así.

    Normalmente son de material sintético y suministrados por el propio fabricante de la encimera, eso sí, el precio sube como la espuma.