Filtro de campana extractora

El filtro de la campana extractora juega un papel importante, retener la grasa y olores que se producen al cocinar y que se desplazan con el vaho generado. Cuando está en marcha absorbe estos vapores y es el primer sitio por donde pasan.

¿Necesitas comprar un filtro para tu cocina? te proponemos varias opciones donde elegir

filtros campanas tekaFiltros campana Teka para cocina

filtro de campana extractora metálicosFiltros metálicos para campana

filtros carbono campanasFiltros de carbón para campana extractora

Sigue leyendo nuestras guías de CAMPANAS EXTRACTORAS DE COCINA

¿Qué filtro tiene mi campana extractora?

Antes de nada debes saber que las campanas de cocina se clasifican en dos tipos:

  • Con salida de humos (extractora): tienen un tubo conectado al exterior de la vivienda (lo más habitual) por donde expulsan los vapores. Utilizan un filtro metálico.
  • Sin salida de humos (recirculante): simplemente absorben el aire, lo limpian de grasa y olores y lo devuelven a la cocina. Utilizan dos filtros, uno metálico y otro adicional de carbón.

Vamos a ver al detalle cada filtro de campana extractora para que tengas claro de los accesorios que hablamos.

  • Filtro metálico: lo encuentras en todas las campanas y su función principal es retener la grasa.

    Está situado a la vista, en la zona de absorción, y se trata de una malla que en función del tamaño de la campana está dividida en dos o tres placas desmontables.
  • Filtro de carbono: estos productos sólo los encontrarás en campanas recirculantes. Es una lámina fina, flexible, con una apariencia similar a espuma y se encuentra dentro del electrodoméstico (no visible).

    La función de este filtro consiste en depurar los olores para que el aire absorbido se devuelva limpio a la cocina.

Cómo limpiar los filtros de campanas extractoras

En este apartado vamos a tratar de responder a las preguntas más habituales sobre filtros para campanas extractoras de cocina.

  • Los filtros de carbono hay que sustituirlos aproximadamente cada 6 meses, no se pueden lavar, limpiar o reutilizar.
  • Los filtros metálicos se pueden lavar fácilmente con un antigrasa o incluso meter en el lavavajillas. A no ser de que se rompan o deterioren no hay que cambiarlos.

    La limpieza periódica y el mantenimiento de este tipo de filtro es una tarea importante. Si están muy sucios la campana puede gotear, perder capacidad de aspiración o desprender olores. Existen modelos que te avisan con un led el nivel de saturación de grasa.
  • Aunque hay filtros universales, cada fabricante tiene unas medidas a las que te tendrás que adaptar a la hora de comprar uno nuevo, así que mide el ancho y largo antes de decidirte.