Campanas extractoras de cocina

La grasa, humedad y los olores son tres elementos que se producen habitualmente al cocinar y que pueden distribuirse por el resto de la casa si no tomas las medidas adecuadas.

Para neutralizarlos lo más eficiente es utilizar campanas extractoras de cocina, que se encargan de evacuar por absorción el aire cargado de olor, humedad y grasa normalmente al exterior de la vivienda.

Más información en nuestras guías

Pasos para elegir una campana extractora

Muchas veces nos guiamos solamente por la marca y el precio para elegir un producto y dejamos de lado aspectos que consideramos secundarios pero que acaban siendo fundamentales para obtener un rendimiento óptimo del electrodoméstico.

Te proponemos seguir estos pasos para comprar la campana de cocina perfecta.

1. Potencia del flujo de aire (m3/h)

Antes de iniciar la búsqueda es necesario que calcules qué potencia necesita la campana extractora para renovar el aire de la habitación.

Los m3/h se obtienen en función del tamaño de la cocina con esta fórmula:

[Metros cuadrados de la cocina] x [Altura de la cocina] x [12 revoluciones/hora]

Por ejemplo, para 12 m2 y 2,40 metros de altura tenemos un resultado de 345,6 m3/h. A esto hay que restarle un 20% que ocupan los muebles y tienes como resultado la potencia que tiene que tener como mínimo la campana de tu cocina.

Para que no te quedes corto recomendamos comprar una de mayor capacidad, ya que no vas a tener siempre la campana al máximo de velocidad (mayor ruido).

2. Sistema de salida de aire

También es un elemento crítico el sistema mediante el cual la campana va a evacuar el aire absorbido.

Esta elección depende fundamentalmente de las instalaciones que tenga tu edificio o casa, aunque hoy en día muchos de los modelos que venden incorporan los dos sistemas existentes:

  • Campana de extracción al exterior: es la más común y recomendada. El aire absorbido es transportado a través de un tubo directamente fuera de la vivienda (por la fachada o por el tejado).

    Sus ventajas son: mayor capacidad de extracción, eficacia en la extracción de humos y humedad, posibilidad de instalar un motor externo para reducir el ruido y no requiere recambio de filtros.
  • Campana de recirculación: el aire no se expulsa al exterior, sino que lo recoge la campana, lo limpia a través de un filtro y lo devuelve a la cocina.

    Se instala básicamente cuando no se puede utilizar el sistema anterior.

    Las ventajas principales son: no requiere obra y su instalación es sencilla. Por contra, es necesario cambiar los filtros periódicamente y la humedad permanece en la habitación así que es necesario ventilar por otro medio (ventanas o puertas abiertas).

3. Decibelios de la campana extractora

Año a año los fabricantes tratan de mejorar sus productos, y la insonorización es uno de los puntos clave. Está claro que a nadie le gustan los ruidos molestos que se producen a diario en la cocina.

Las campanas extractoras emiten un ruido comprendido entre 40 dB (potencia mínima) y 70 decibelios (potencia máxima) dependiendo de la marca y el modelo.

Sin embargo el ruido no sólo depende de este parámetro que nos ofrecen los fabricantes. En campanas con salida exterior es fundamental que la instalación del tubo se haga correctamente siguiendo estas reglas:

  • Revisa el diámetro de salida de humos de la campana y de la salida al exterior. La mejor situación es que ambos sean iguales para evitar acoplar reductores de tamaño.
  • En tubos redondos fluye más facilmente el aire que en los planos. Además que sea liso es más favorable que rugoso (forma de acordeón flexible).
  • Cuanto menos metros de tubo y menos codos mejor. Los fabricantes calculan los decibelios con 1,5 metros de tubo y un codo de 90 grados.