Burletes para ventanas correderas

Cuando llega el invierno, el frío y el aire se cuela con facilidad por aquellas ventanas que no tienen un buen aislamiento llegando a perder hasta un 20% de eficiencia energética. ¿Cúal es la solución? colocar burletes para ventanas correderas.

Hablamos de correderas por que suelen ser las que más problemas dan, especialmente si son antiguas, aunque también se puede dar en las abatibles.

¿Qué son los burletes para ventanas?

Un burlete es una tira que se pone entre el canto de la hoja y el marco de la ventana corredera para conseguir un sellado hermético en las zonas por las que pueda entrar aire o ruido.

Hoy en día instalar burletes de goma autoadhesivos para ventanas de aluminio y PVC es la forma más barata y sencilla de conseguir un buen aislamiento térmico y acústico sin tener que cambiar la ventana, aunque no es la única.

Si quieres saber otros métodos lee estos artículos:

Tipos de burletes para ventanas correderas

Los burletes adhesivos para ventanas pueden ser de distintos materiales y formas. Elige el que mejor se adapte a tus necesidades, aunque al ser un producto relativamente barato te recomendamos comprar uno de calidad, a la larga ahorrarás.

  • Burletes de Espuma: se trata de un material blando y muy flexible indicado para cavidades pequeñas y medianas de entre 1 y 5 mm. Son más aptos para ventanas abatibles ya que al cerrar se golpea el marco con menos fuerza que en las correderas. Duran hasta 5 años.
  • Burletes de Caucho: resisten a la intemperie y están indicados para huecos medianos y grandes de entre 2 y 5 mm. Son más resistentes que los de espuma y son aptos para ventanas correderas y abatibles pesadas. Pueden durar de 4 a 8 años.
  • Burletes de silicona: es el mejor material, mucho más resistente a la climatología y al desgaste de abrir y cerrar que los anteriores. Además posee una resistencia, flexibilidad e impermeabilidad muy alta. Indicado para huecos entre 1 y 7 mm. Pueden durar hasta 15 años.
  • Burletes de cepillo: Se adhieren a los carriles interiores de las ventanas correderas consiguiendo un buen sellado. Tienen un vida útil de hasta 2 años.

¿Cuál es el mejor burlete?

Los burletes de caucho son los más adecuados para ventanas correderas. Distinguimos dos casos:

  • Para tapar una rendija de hasta 4,5 mm de grosor, lo mejor es utilizar un perfil de caucho con forma de P ya que se adaptará perfectamente a este espacio.
  • En el caso de rendijas grandes de hasta 7,5 mm, puedes utilizar un perfil de caucho con forma de B o E.

Cómo colocar burletes en ventanas correderas de aluminio y madera

Colocar las juntas de goma para ventanas no es una tarea compleja, simplemente comprando el producto adecuado ya tienes hecho el 50% del trabajo. Aquí tienes un vídeo donde se explican los pasos a seguir.

  1. Limpia la superficie: con un paño húmedo, limpia bien el marco de la hola de la ventana donde vas a colocar el burlete y espera a que esté completamente seco. Este paso es fundamental para que el adhesivo haga su función y quede bien firme..
  2. Mide la ventana: toma las medidas de longitud y ancho de la ventana y corta el burlete a la medida adecuada. Recomendamos añadir un par de centímetros extra para asegurar un sellado eficaz en los bordes.
  3. Retira el adhesivo: retira el papel protector del adhesivo del burlete y coloca la superficie adhesiva hacia abajo.
  4. Coloca el burlete: colócalo a lo largo del borde de la ventana y asegúrate que el burlete esté alineado correctamente y que cubra toda la zona.
  5. Presiona el burlete: para que quede bien sujeto, presiona firmemente contra la superficie de la ventana y del marco. Tienes que asegurarte de que ha quedado adherido correctamente y que no han hay espacios vacíos entre el burlete y la superficie.
  6. Recorta el exceso: en el caso de que el burlete sobresalga respecto al borde de la ventana, simplemente tienes que recortar el sobrante con unas tijeras.
  7. Repite el proceso: repite los pasos anteriores en cada uno de los marcos de la ventana corredera donde los vas a instalar.